Munich: No saber alemán dificulta encontrar un trabajo

Por: illu

Viviendo en España, tenía todo lo que se espera de la juventud: un trabajo que me gustaba de "lo mío", un contrato indefinido, coche propio, vivía independizada con mi novio... A ojos de los demás, todo era correcto.

La lástima es que nada es lo que parece. Yo estaba bien con mi novio, el cual era mi mejor amigo... ¡pero solo un amigo! Sin poderlo evitar, me enamoré de un compañero de trabajo alemán.

Tras hablarlo con "mi alemán", hicimos una lista de cosas que tiene Alemania y cosas que tiene España. Os parecerá sorprendente, pero salió ganando Alemania debido al prohibitivo precio de la vivienda en España.

Así que un buen día le dije a mi jefe:

- Quiero irme a Alemania. He pensado en dejarlo todo y en buscarme la vida ahí. Ya sé que no tengo ni idea de alemán, pero estoy convencida que voy a encontrar "cualquier cosa".

- Mujer, yo no lo haría... Quizás podemos encontrar otra solución, como por ejemplo, que te vayas a trabajar a la central en Alemania.

Mi jefe me convenció. Tras unos cuantos meses de intentos frustrados de encontrar un trabajo en Alemania desde España, un buen día mi jefe me dio una buena noticia:

- He estado hablando con el jefe de un departamento en Alemania y te puedes ir a trabajar ahí "cedida" 5 meses. Durante esos 5 meses tendrás tiempo para buscarte un trabajo estable ahí y para ver si Alemania te gusta o prefieres volver a España.

Para mí, ¡aquello fue un regalo divino! Fue lo mejor que me pudo pasar.

Durante ese tiempo intenté buscar un trabajo, al tiempo que me puse a aprender alemán. ¡Y estuve a punto de lograr uno! Mi CV les gustaba, el perfil encajaba, pero... mi alemán no era suficiente como para comunicarme con los compañeros de trabajo, a pesar de que el idioma oficial de la empresa era el inglés Así que no me cogieron.

Hubiera podido encontrar otro trabajo, que con transporte público hubieran sido unas 4 horas de viaje y la imposibilidad de ir a clases de alemán. Con transporte privado hubieran sido posiblemente unos 45 minutos en coche, pero no tengo.

En aquel momento, creí que mejorar mi pésimo alemán era más importante que un trabajo a través de ETT donde me dijeron como presentación: "Si aceptas el trabajo, te tienes que quedar un mínimo de 2 años". Y pensé: "¿Cómo es posible que lo primero que te digan es que no te largues? Aquí hay gato encerrado..."

El buenazo de mi jefe, consiguió para mí otros 2 meses de prórroga de mi "cesión", que al final se convirtieron en 5 más.

Seguí buscando trabajo, pero no hubo manera. Fui a entrevistas de trabajo con unos resultados muy desconcertantes, para lo que yo conocía de España.

Como ya no hubo más posibilidad de alargar mi "cesión" en la empresa alemana, tenía 2 opciones: o renunciar a mi trabajo o volver a España. Opté por la baja voluntaria, que me dejaba literalmente con el culo en el aire.

Por suerte, se me ocurrió pedir el subsidio de desempleo en Alemania, alegando que había tenido que dejar el trabajo por temas de reunificación familiar, que impedían que trabajara en España a la vez que estuviera aquí con mi propia familia. Tras 4 meses de burocracia me concedieron la ayuda, necesaria para vivir.

Y aquí estoy, buscando soluciones a mi futuro laboral. ¿Qué será de mi vida? No lo sé, pero una cosa está clara: en España, la situación era más fácil que aquí, ni que solo sea por el dominio del propio idioma, que crea desconfianza a los que tienen que contratar... No voy a hablar de lo problemático que es ser mujer y buscar trabajo en Alemania... Por increíble que parezca, ¡más que en España!