Emigrar a Francia

Vivir en Francia es toda una experiencia. Este país que hace frontera con nada menos que otros cinco países europeos ha sabido absorber lo mejor de cada uno. Sus leyes, sus gentes y sus costumbres son todo un descubrimiento cuando se viven de cerca, aunque la primera impresión al aterrizar en tierras galas pueda desquiciar a más de uno. De todos es sabido el amor que sienten los franceses por su país, su exquisita gastronomía y su impresionante patrimonio cultural. Pero algún punto negativo también tienen, y ese es la burocracia y el papeleo. Esperemos que con esta pequeña guía aportada con las experiencias de algunos spaniards en Francia, se ayude, y sobretodo, se anime, a otros spaniards a acercarse y vivir el “savoir faire” francés!

El Banco:

Para abrir una cuenta de banco en Francia es necesario:

  1. Contrato de trabajo:
  2. En Francia existen 5 tipos de contratos de trabajo. Los 2 principales son:

    • El Contrato de duración indeterminada – CDI (Contrat à durée indéterminée):
    Este contrato es el que conocemos como “fijo”, es decir, indefinido. Tiene generalmente 3 meses de prueba al principio del empleo, y tanto el empleado como el empleador pueden optar por la terminación del contrato. Este tipo de contratos ofrece un empleo estable ya que es bastante complicado y caro despedir a los empleados en Francia
    • El Contrato de duración determinada – CDD (Contrat à durée déterminée):
    Este es un contrato de tiempo completo por un período determinado. No hay un período mínimo, pero 9 meses es lo normal. Solo puede ser renovado el mismo período que la parte inicial. El período máximo que una persona puede trabajar con este contrato es de 18 meses, después de este tiempo deberá ser cesado o transferido a un CDI. La mayoría de los contratos en Francia son CDD.

  3. Dirección y teléfono:
  4. En Francia para abrir una cuenta es obligatorio tener una dirección francesa. A veces los bancos aceptan la dirección de un hotel, pero no es lo común. Si se emigra a Francia con un trabajo, se puede optar por pedir al empleador una “attestation de logement” donde se certifique que se está alojado en una dirección específica, aunque sea provisional. Para abrir una cuenta de banco en Francia es necesario pedir cita y preguntar cuales son los documentos requeridos. En Francia, los bancos utilizan muchos los cheques. Se puede cobrar siempre en cheque, y se puede pagar en muchos comercios, como los supermercados, hoteles y restaurantes. Si se quiere hacer una transferencia bancaria, hace falta conocer el numero de cuenta, código IBAN y código BIC SWIFT del banco al que se transfiere el dinero. Existen muchos bancos en Francia, como la Société Générale, BNP Paribas, Crédit Lyonnais o la Poste (Correos) que actúa como banco, pero no es recomendable porque aunque existe en todas las ciudades de Francia, no tiene cajeros, y se debe esperar la misma cola que los clientes de correos para sacar dinero.


El Alojamiento:

El alojamiento en Francia puede convertirse en algo realmente difícil si no conoce el sistema. Lo más común es una residencia de estudiantes, compartir piso con otros “colocataires” o vivir en un piso solo.
  1. Residencia de estudiantes:
  2. Estas residencias son en general para estudiantes, pero suelen aceptar también trabajadores. Para los trabajadores piden una copia del contrato de trabajo, que dependiendo de si es CDD o CDI, y de cuanto sea el suelo, se pedirá una fianza u otra.

  3. Compartir piso:
  4. Esta es la opción mas fácil, pero la menos recomendada si lo que se busca es intimidad. Para los estudiantes es la manera perfecta para entablar relaciones. Existen multitud de páginas web para buscar habitaciones, siendo las más comunes: www.appartager.com www.colocationfrance.com www.recherche-colocation.com www.cherchecoloc.com www.ma-colocation.com

  5. Alquilar un apartamento:
  6. Existen dos maneras principales, vía una agencia especializada, o vía un particular. Si se opta por la vía de un particular, existe una web muy útil y extendida en Francia que se llama “De particulier à particulier” (www.pap.fr), en el que particulares alquilan apartamentos de manera directa, sin pasar por una Agencia. Los resultados suelen ser buenos, pero por supuesto, a veces hay pillería. La opción de la Agencia es bastante buena. Es sin duda la opción más cara, pero en caso de problemas con el propietario, la Agencia te defiende. La Agencia suele pedir una fianza correspondiente al alquiler de 3 meses, una cuenta bancaria, un contrato de trabajo y lo mas difícil, un aval de un francés por un año entero. Además, la Agencia se queda con lo correspondiente a un mes de alquiler.

Conviene saber además, que el Estado Francés tiene un sistema de ayudas bastante importante para el alojamiento llamado CAF (Caisses d'Allocations Familiares, www.caf.fr), que es el fondo Francés de asistencia para familias. El nivel de ayuda depende del ingreso, tipo de alojamiento y renta. Para poder recibir la ayuda, se necesita el contrato de alojamiento y la partida de nacimiento entre otras cosas. Además cada ciudad cuenta con ayudas propias así que es importante informarse una vez se haya llegado al destino.

Seguridad Social:

Generalmente las empresas francesas tienen seguros privados (Mutuelle) que cubren casi todo, pero es necesario inscribirse en la Seguridad Social francesa. A veces la empresa ayuda al empleado a inscribirse en la Seguridad Social si se es extranjero, pero no es lo común. Para inscribirse en la Seguridad Social hace falta ir en persona y llevar el contrato de trabajo, la partida de nacimiento, el RIB del banco, dos fotos y la dirección del alojamiento. La SS te enviara unos papeles a casa y deberás buscar un medico que acepte ser tu medico de cabecera. Una vez reenviados los papeles, te llegara la tarjeta de la Seguridad Social francesa llamada “Carte Vitale”. Con la Carte Vitale puedes acudir al medico, donde pagas la consulta enseñando la tarjeta y te entregan la “Feuille de soin”. En unos días te ingresaran la parte que cubre el Estado en tu cuenta bancaria y el resto será pagado por la Mutua. En las farmacias, enseñando la tarjeta y el recibo del medico, te darán directamente los medicamentos. Es también interesante sacarse la Tarjeta Sanitaria Europea antes de ir a Francia para estar cubiertos mientras se procesa la “Carte Vitale”. Hay que saber que la Tarjeta Sanitaria Europea cubre a partir de un cierto gasto. Es decir, si se acude al medico y el gasto son 12 euros, estos no serán cubiertos y habra que pagarlos posteriormente. Accidentes y hospitalizaciones si están cubiertos.

Partida de nacimiento:

La partida de nacimiento es un documento que conviene llevar a Francia. Es necesaria tanto para la obtención de la Tarjeta de la Seguridad Social como para la Inscripción en la Embajada o Consulado No hay que olvidar pedir la Partida de Nacimiento bilingüe francés-español, sino, habrá que pagar un traductor. El documento se pide en el Registro Civil, y es de color salmón.

Otros:

  1. Internet, TV, y teléfono:
  2. En Francia existen varias compañías que ofrecen paquetes con los tres servicios incluidos por el mismo precio. Suelen ofrecer Internet de varios megas, televisión por cable y llamadas gratis a Francia y casi todos los países de la Unión Europea por 29.90 euros/mes Hay varias compañías como Freebox, Dartybox, Neuf…

  3. Móvil:
  4. Como en España, existen las opciones de contrato o tarjeta prepago, dependiendo de cuanto tiempo se vaya a pasar en Francia. Las compañías de Francia son SFR, Orange y Bouygues Telecom. También hay opciones de ampliar el paquete de Internet, TV y teléfono con el teléfono móvil.

  5. Trabajo:
  6. En cuanto a la busqueda de empleo, aqui está un enlace a otro articulo de Wiki previamente creado. http://www.spaniards.es/wiki/utilidades/buscadores-empleo/empleo-francia. Si necesitas que te revisen tu CV en inglés, hay un buen sitio web que se llama Gllrmo.

  • ·.:.· Curiosidades - Vida cotidiana en Francia .·:·.
    1. Piscinas
    2. Puede sonar raro, pero en todas las piscinas públicas francesas es obligatorio para los chicos llevar un bañador ajustado, no así el gorro. Ese bañador puede ser comprado en la propia piscina por un precio (orientativo) de 6€.