España como solución. | Comentario de anonymous

Comentario de anonymous en:

España como solución.

1521454941
2
anonymous , ()

Eso sí que es saber estar @malageño, :)
Te contesto:

Lógicamente, ese tipo de propuestas no es para aplicar la semana próxima, pues incluyen un profundo cambio constitucional y eso requiere tiempo. Hay que distinguir entre distintos tiempos y ritmos.

Por otra parte, eso de “no es momento ni de dialogo ni de negociaciones, es hora de aplicar todo el peso de la ley a los gobernantes de la Generalitat y demás promotores” es el nudo gordiano.

Para determinada postura Nunca es el momento del diálogo y la negociación. Y como bien dices antes hay que aplicar el peso de la Ley a los dirigentes de la Generalidad … y DEMÁS promotores. Pero como tú no lo explicitas lo haré yo: a los dirigentes de la Generalidad y a los del gobierno de Madrid (PP). Ese es uno de los pasos previos: sancionar los excesos y la responsabilidad de ambos lados, ya que como TODOS sabemos a esto se ha llegado por la colaboración entre una corriente cada vez más influyente del separatismo y la irresponsabilidad y complicidad de décadas de caos nacional en la Moncloa (Pp y Psoe).

En este segundo caso, con el agravante del cinismo y de la burla para todos los españoles de autoatribuirse en el último cuarto de hora el ser garantes de la Ley, la misma ley que se han pasado por el forro durante muchísimos años. Parapetarse tras el Tribunal Constitucional tampoco ayuda, por ser un tercer órgano parlamentario (diez de doce miembros dependen de él), es decir, una institución política, o lo que es lo mismo: es juez y parte.

Estoy pues de acuerdo en que antes hay que hacer higiene en Barcelona y en Madrid. Y ahí está precisamente la dificultad. Un juez declaró al PP “Organización criminal”, es decir, compuesta para delinquir, con lo cual habría que pasar seguramente por su disolución y posterior refundación (otra más) con unas mínimas garantías de regeneración en sus nuevos cuadros. El problema como digo es que en España hay los mimbres que hay, y eso no invita precisamente al optimismo. De cara a un futuro inmediato el Pp tendría que pasar una larga travesía en el desierto con el descrédito y la penitencia consiguiente, de ahí que su papel ahora quede aún más en entredicho, si cabe. Hoy ver al Pp hacer que defiende la Ley retrotrae a las películas de Cantiflas haciendo de sheriff, solo que esto no es una película cómica.

Todos sabemos que desde la Moncloa lo único que querían de Cataluña era apoyo de sus escaños (a su vez antes regalados en una ley electoral calculada para ello) para ser presidentes. Y una vez conseguido lo pagaban con transferencias cerrando los ojos y con cuantiosas inversiones por encima y por debajo de la mesa. Pues bien, hoy tenemos a la vista el resultado de esa subasta del Estado. Lo mínimo que hay que exigir a esa banda (PP y Psoe) es que no rían de todos los españoles y paguen por ello, pero para ello no hay que dejarse llevar por fundamentalismos y eso en España es tarea hercúlea, es demasiado pedir.

Todo este desastre en última instancia es fruto de una constitución hecha a la medida de sus autores y del interés de sus organizaciones políticas y económicas, por eso al morir ellos, ésta fenece. Nadie pensó entonces en el Estado, en la Nación política española, en una organización con un horizonte mínimamente viable y planificado, sólo importó no irritar demasiado a los militares, al bunker franquista y compatibilizarlo con los intereses de los circuitos económicos internacionales, vía desembarco forzado en el club europeo.

Y este es el resultado necesario de todo ello: un país y una sociedad desmadejada, fraccionada en 17 pequeñas españas, inculta, pasiva, desmoralizada, sin referencias, con ticks autoritarios mamados del pasado reciente, extremista, cainita, acrítica y muy muy despistada. Que no confía en sus políticos, pero tampoco en sí misma...

Esa propuesta, esa idea de ahí arriba es un planteamiento racional, una forma de dar un primer paso para implantar un denominador común con un referente real bajo el acuerdo, en el que tienen que ceder todos. Precisamente por ser un principio de salida racional se da de bruces con la realidad española: irracionalidad, esquema de dos barricadas, fundamentalismos, maniqueísmo, intereses materiales vistos como irrenunciables por las élites económicas, visceralidades atávicas y posturas extremistas.

No olvidemos que esos dirigentes corrompidos hasta la médula (en Madrid y en Barcelona) han sido votados, elegidos y refrendados por “el pueblo español”. Quienes sólo conciben la existencia en dos bandos: los “míos” y los otros: los que están contra mí. Poco más se puede decir.

Y ¡ojo! no quiero decir que esto se arregla con más democracia, como hacen desde la izquierda ingenua e idealista, porque la democracia en España… es esto, son estos los mimbres. Que nadie se engañe.

PD.-Decir que esa propuesta no la ves descabellada viendo cómo bajan las aguas lo considero un halago. Gracias @malageño.
(Aún estoy esperando que me llames para comer un chuletón por el norte). :)