niños superdotados | Comentario de buchan

Comentario de buchan en:

niños superdotados

buchan
4
Bandera de Alemania buchan 415 20 4273 Berlin, Berlin (Alemania)

@toniyoan a mí me parece bien que en el colegio se enseñe a los niños la importancia del orden. No olvidemos que la función principal de la escuela primaria es la de socializar al niño. En mi colegio, por ejemplo siempre bajaba puntos en los exámenes la falta de buena presentación y de claridad de la escritura, si tenías borrones, etc. A mí me molestaba (porque siempre he tenido mala letra) pero lo aceptaba, entre otras cosas porque cuando me quejaba en casa, mis padres siempre se ponían del lado del profesor. Yo recuerdo que ya en 7º y 8º de la antigua E.G.B. me solía molestar que no me pusieran más de notable en Educación Física o Dibujo, pese a que en los exámenes teóricos siempre sacaba 10. Mi padre, que era profesor de pedagogía, me explicó que no son sólo los conocimientos teóricos lo que se evalúa, sino también la disposición del alumno y el esfuerzo demostrado. Y que la evaluación era individual, no en comparación con nadie. Está claro que a mí que tenía más facilidad para retener conocimientos, los profesores me iban a exigir más allá de la mera memorización de conceptos.

Igual con los libros, yo desde que aprendí a leer los devoraba. Era ir al centro de Madrid y comprarme un libro, y en el viaje de metro a casa (15 mins) me lo había ventilado. Mis padres decidieron darme libros de lectura más avanzada y comenzaron a ponerme normas, para que aprendiera a auto-regularme: no podía leer si no estaba en un lugar tranquilo (mi rincón de lectura, una biblioteca, una sala de espera, etc) y los primeros años funcionó. Luego ya con 8 y 9 años la solución fué que empecé a leer literatura "de adultos", recuerdo que con 12 años me leí Confesiones de una Máscara de Yukio Mishima, obvio que ahora en retrospectiva me doy cuenta que había muchos pasajes que no entendí, porque me faltaba madurez emocional, pero sin lugar a duda, al tener que enfrentarme a libros con mayor complejidad estructural y narrativa, me entretenía más y además ralentizaba un poco el ansia por "devorar libros" (que se puede volver una compulsión un tanto patológica).

Nuse, a mí lo que me sirvió mucho fue las actividades de después de la escuela. No sólo acudía a actividades de cosas que me gustaban y para las que tenía facilidad (club de lectura, baile, teatro, etc) sino que mi padre se empeñó en que también era necesario que hiciese algo que me resultase difícil y complicado y para lo que no tuviese facilidades: guitarra clásica. Era todo un reto, pero sin duda me ayudó a aprender a esforzarme en aquello para lo que no tenía facilidad.

Es verdad que en España las instituciones no lo ponen taaan fácil, yo todavía recuerdo la vergüenza que pasé cuando a los 14 años no me querían dejar matricularme en la E.O.I. para estudiar Japonés, porque era menor de 16 años. Mis padres tuvieron que reclamar y al final la dirección me dio una "dispensa" para poder estudiar.

El batacazo al llegar a la universidad suele ocurrir a casi todas las personas que durante la primaria y secundaria han ido sacando los cursos con buenas notas y sin gran esfuerzo, pues se encuentran de repente con gente de su nivel académico (e incluso mayor) y muchos de ellos pese a tener menos facilidad intelectual, han llegado allí por esfuerzo y dedicación y tienen una técnica y hábito de estudio que les facilita seguir el ritmo universitario.

Yo ese batacazo lo tuve al empezar el I.B. en el colegio internacional al que fui becada. Recuerdo la frustración de las clases de matemáticas, con los compañeros iraníes y húngaros que parecía que habían mamado cálculo diferencial desde la cuna. Ahí entendí como se tenían que haber sentido mis compañeros de primaria conmigo :P

@iponbla a tu familiar ya te digo, mejor aconsejar a los padres que busquen estímulos fuera de clase.