Cosas del día a día: Vitamínate!

Supongo que a muchos de vosotros también os pasa, sobre todo si sois mujeres, porque parece que este tema es más cosa de ellas. Creo, parece, dicen ...

Me refiero a los consejos, “bien intencionados" en plan amiga/colega, que nos dan muchos de nuestros contactos, sobre todo por WhatsApp, pero también de viva voz, sobre la importancia de tomar suplementos de vitaminas, complementos dietéticos y demás, donde el "a mi me funciona" es la madre de todos los argumentos. Hay que tomar vitaminas con todas las iniciales del alfabeto, A, B1, B2, B3, B12, C80, C500, D, de la A a la Z en cómodas pastillas o hasta en gominolas de colores para los peques... Magnesio, Calcio, Zinc, Omega 3, Hierro, Acido fólico, Caroteno, Colágeno, Oligoelementos, Triptófeno, Melatonina, Valeriana, Kúrkuma, Té verde, Té negro, Té blanco, Té multicolor, Polvo de cuerno de unicornio, Infusiones anti-estres, anti-bajones, anti-maltiempo, anti- etc, etc, etc... porque la lista es interminable y absurda, casi tanto como los beneficios que prometen y que, por cierto, son inexistentes. La única vitamina que no podemos obtener de los alimentos es la D, y es la única, por tanto, de la que podemos tener carencia y que justificaría una pastillita complementaria, si eso...

Lo que más gracia me hace del asunto, es que, aparte del hecho de que casi siempre los consejos provienen de mujeres, en mi caso estas mujeres, además, son todas mujeres con formación, llevan una vida más o menos saludable (sin problemas de salud, sin sobrepeso, con buena situación económica, con abono al gimnasio y demás), y además son grandes defensoras de métodos naturales, lo que quiera que signifique eso, ya que parece bastante contradictorio cuando, de manera no natural, se atiborran con pastillas hechas en laboratorios.

En fin...

Atención: Este tema tiene más de 6 meses de antigüedad.