Medicina y Hospitales: ¿Qué sistema sanitario queremos?

Creo que sería de interés debatir acerca de los diferentes modelos sanitarios que conocemos. Además de la diversidad que hay en Europa, tenemos el modelo americano. Podemos empezar por este último por ser más desconocido y por estar últimamente de actualidad. Tenemos la inestimable colaboración de los spaniards allí residentes para enriquecer el debate. Hagamos una introducción para que nos ayude a conocerlo:

El sistema sanitario de EE.UU. se estableció después de la II guerra mundial. Entre dos opciones:
1-Las izquierdas (con el apoyo del presidente Truman) querían un sistema público.
2-Las derechas (empresarios, banca, seguros) se oponían a tal propuesta.

La mayoría republicana, con el apoyo de demócratas del sur,aprobaron la Ley Taft-Harley Act. Esta ley estableció que la cobertura sanitaria se tiene que negociar en los muy descentralizados convenios colectivos (empresa a empresa) y tiene que ser financiada con las pólizas de aseguramiento sanitario privado, pagadas conjuntamente por empresario y trabajador. Las Cías. de seguros privados acuerdan, a su vez, con los proveedores de servicios (médicos, hospitales) la provisión de la atención médica.
El 65% de la población americana tiene su cobertura sanitaria relacionada con su lugar de trabajo. Con lo cual, quien tenga sindicatos fuertes es probable que cuente con coberturas más extensas, y viceversa.
De ahí, la gran diversidad en el grado de cobertura existente. Quien no trabaja, o quien lo haga donde el empresario no quiera (no es obligatorio) o no pueda pagar la póliza sanitaria puede asegurarse con pólizas individuales, muy caras si tienes una enfermedad crónica.

Este sistema fue resultado de la alianza entre las grandes empresas de EE.UU. y las Cías de seguros. Las primeras querían controlar a los trabajadores (cuando se pierde el trabajo, se pierde el salario y la cobertura sanitaria de la familia). Ésta es la razón por la que EE.UU. es el primer país con menos dias de huelgas de la OCDE. Esto explica que los sindicatos hayan intentado desligar la cobertura sanitaria de la situación laboral, promoviendo la universalización de la cobertura sanitaria.
No obstante, esta oposición del empresariado empieza a diluirse por el enorme encarecimiento de las pólizas sanitarias: G.Motors destina 1.600 $ por coche fabricado, mientras que Toyota, sólo 74$.
El otro grupo de presión beneficiario del sistema son las Cías de seguros sanitarios que, después de las farmaceúticas, son las de mayores beneficios en EE.UU. El mayor sueldo de EE.UU. lo posee el presidente de United Health Group (37mill. $, más 1.776 mill en acciones de la Cía).

Con estos intereses privados tenemos un sistema:

1-Carísimo: el 17% del PIB. Con el gasto público sanitario per cápita más alto del mundo, 6.397 $ (Francia, 3.306 $, Alemania, 3.251, RU, 2.580, Japón, 2.474, España, 2.260).
Este gasto se invierte en cubrir el 51% de la asistencia sanitaria a los ancianos (Medicare), el 12% de los pobres llamados indigentes medios (Medicaid) y a las Fuerzas Armadas.

2-Insuficiente: a pesar de los costes, 48 millones de personas no tienen ninguna cobertura sanitaria, y 93 mill. la tienen insuficiente.

3-Muy cruel: el 40% de las personas que se están muriendo manifiestan que están preocupados por la facturas que generan.

4-Muy impopular: sólo el 21% está satisfecho (en Francia, el 64%).

La pregunta es ¿Por qué no se cambia? La respuesta está en la privatización del proceso electoral americano. Las campañas de los candidatos las financian grupos económicos, incluyendo Cías de seguros. De ahí, la gram reticencia de la clase política a enfrentarse con sus financiadores. Y de ahí, también, la gran frustración de la población hacia Washington, que representa la alianza de los grupos empresariales, los financieros y la clase política.
Otra pregunta:¿Este es el modelo liberal que la derechas (y no sólo) desean para España?

1367404081
0
1367404081 225 20 5738 , ()

Es curioso, y por otro lado muy español, que cuando el sistema sanitario de EE.UU. está llegando al agotamiento (tenemos ahora otro intento de transformarlo por la Administración Obama), en España se elevan voces clamando por las bondades de este tipo de sistemas sanitarios...

1367404081
0
1367404081 225 20 5738 , ()

La propuesta Obama de reforma
No está todavía claro qué es lo que la Administración Obama está proporcionando. Sólo se conocen propuestas que incluyen:

1. El hacer obligatorio que todos los empresarios ofrezcan cobertura de beneficios sanitarios a sus empleados y trabajadores, propuesta opuesta por el mundo empresarial, pero favorecida por las compañías de seguros. Aquellos empresarios que se resistieran a comprar pólizas a sus trabajadores se les penalizaría con una multa por definir.

2. El gobierno federal subvencionaría la compra de pólizas de aseguramiento privado para los que no tienen tal aseguramiento individual. Tal aseguramiento será obligatorio para los niños, pero no para los adultos.

3. La prohibición a las compañías de seguro de poder rechazar a los personas debido a su enfermedad, propuesta opuesta por las compañías de seguro.

4. Ofrecer la posibilidad de que aquellas personas que tengan dificultades en asegurarse privadamente puedan asegurarse en un sistema de aseguramiento público, tal como Medicare o el aseguramiento tipo Muface que tienen los funcionarios públicos en EE.UU.

Tales propuestas significarían un paso adelante pero –tal como critica la izquierda estadounidense (que incluye la mayoría de los sindicatos y de los movimientos sociales como el de los derechos civiles, el feminista y el ecológico)- serían insuficientes para resolver el enorme coste del sistema y su insuficiente cobertura universal de los beneficios sanitarios. Las compañías de seguro privadas continuarán dominando la financiación y gestión sanitaria, con el enorme coste administrativo que ello implica. De ahí que la propuesta de la izquierda sea lo que se llama single payer, pagador único, según el cual, el sector público (tanto federal como estatal) sería el que contrataría con los proveedores (fueran éstos públicos o privados) para la provisión de servicios, disminuyendo (e incluso eliminando) los intermediarios o compañías de seguros, evitando los enormes costes administrativos que tales compañías conllevan, así como la selección de la población a la cual sirven. El punto de referencia para aquellos que proponen el single payer es el sistema sanitario canadiense que tenía un sistema de financiación muy semejante al estadounidense hasta que la provincia de Saskatchewan bajo un gobierno socialdemócrata cambió el sistema, convirtiéndose en un sistema de pagador único. La ciudadanía en lugar de pagar pólizas a las compañías de seguros pagaba a un fondo común controlado por el gobierno federal y provincial que contrataba con los proveedores la provisión de servicios. Ello permitió a aquella provincia canadiense proveer una cobertura más completa y a un coste menor que en el resto de provincias. El éxito de tal experiencia hizo que el Parlamento canadiense lo aprobase, extendiéndose al resto de las provincias.

La estrategia de las izquierdas en EE.UU. ha sido conseguir que el Congreso permitiera a los estados que quisieran, poner en marcha un sistema de pagador único. La propuesta del Presidente Clinton incluyó un apartado (que lo escribí yo en la Casa Blanca) que hubiera permitido a los estados que así lo quisieran, establecer un sistema de pagador único, con la esperanza de que si un estado lo hiciera podría mostrar que podría ofrecer una cobertura mucho más completa que la actual a un costo menor. La industria de los seguros era consciente de que ello podría ocurrir, siendo tal reto contagioso, extendiéndose a otros estados –como ocurrió en Canadá-. De ahí que se opusieran con gran hostilidad y a través de los políticos financiados por las compañías de seguros vetaron la ley.

Veremos ahora qué ocurrirá con Obama.

asertus
0
Bandera de Bélgica asertus 435 24 2769 Bruselas, Bruselas (Bélgica)

También comentar que una cosa que ha disparado el coste de la sanidad USA, es el tema de las indemnizaciones que se reclaman ante fallos médicos. Cada médico USA tiene un seguro de responsabilidad civil que le cuesta muchos miles (cientos de miles a veces) de dólares al año, para cuando algún abogado les demande pidiendo millones ante cualquier fallo médico.

Mientras, en Europa, en España principalmente, las máximas indemnizaciones que se consiguen son de unos pocos cientos de miles de euros antes casos gravísimos, y en la sanidad pública ésta actúa como responsable civil subsidiario.

También comentar el tema de la "calidad" de la sanidad pública, colas, etc..., y que sólo se mantiene sin un colapso total porque millones de funcionarios, GRATIS, (MUFACE) y otros no funcionarios, pagando, acuden a la sanidad privada..., mientras, los usuarios de la pública son muchos de los que nunca han pagado seguridad social..

Yo veo mejor un sistema más "mixto", tipo Alemania o Bélgica, o incluso Suizo, con afiliación a un seguro médico (público o privado) y, si fuese necesario, con apoyo de subvención pública para quienes suponga un coste excesivo...

Saludos

P.D.: Un seguro médico privado "a tope", en España, para una familia de 4 personas son unos 2500 - 3000 al año, los hay más modestos por 1500-2000.

1367404081
0
1367404081 225 20 5738 , ()

Por cierto, que el resumen de las propuestas de la reforma de Obama (#2) están extraidas de un artículo de Vicenç Navarro.

1367404081
0
1367404081 225 20 5738 , ()

#3, Yo también soy partidario de un modelo como el que dices.
Los ejemplos de un seguro "tope" que das para una familia de cuatro miembros me parece un poco escaso.

asertus
0
Bandera de Bélgica asertus 435 24 2769 Bruselas, Bruselas (Bélgica)

Depende de edades y demás, pero, haciendo ahora mismo el cálculo en la web de sanitas, el Sanitas Multi + cobertura dental, 4 personas (2 adultos + 2 niños), pago anual, 3232.18 €.

Y no es por hacer propaganda, no tengo nada que ver con esa empresa.., pero es la primera en la que he encontrado un calculador de tarifa en la web...

Saludos

Atención: Este tema tiene más de 6 meses de antigüedad.