“Mamar todas esas películas de finales felices del Hollywood dorado nos ha hecho mucho daño” | Comentario de JuanSolo

Comentario de JuanSolo en:

“Mamar todas esas películas de finales felices del Hollywood dorado nos ha hecho mucho daño”

JuanSolo
0
Bandera de Noruega JuanSolo 396 11 828 Stavanger, Rogaland (Noruega)
Miembro desde 14 Aug 2009 - 18:02

@Ardoak escribió:
Sobre todo mujeres

No. Mi percepción es que todos estamos expuestos por igual al adoctrinamiento de Hollywood en general y al de Disney en particular. Llevan muchísimo tiempo inyectando sus valores (buenos o malos) a través de sus productos, tanto que ya ni siquiera sabemos qué es lo que nos han colado como "nuestro" siendo obviamente "suyo".

El príncipe azul no es solo un modelo para ella, sino también para él, así como la princesa es un modelo al que ella se quiere ajustar, y que entra en las expectativas de él.

Por poner un ejemplo, durante muchos años (probablemente todo el sigo XX y parte del XXI) se ha asociado el ser bello con ser buena persona y ser feo con ser mala persona. Y esto nos lo han colado a todos: hombres o mujeres, espabilados o torpes.

Se valora extraordinariamente el esfuerzo heroico individual y se denosta o ignora en el mejor de los casos cualquier esfuerzo colectivo que no esté sometido a un fuerte liderazgo individual.

Eso ocurre en la práctica totalidad de los productos norteamericanos (y británicos) cinematográficos y televisivos de gran difusión. Habrá gente que sea menos permeable a la sugestión pero, como el sol en verano, aunque no te dé directamente siempre coges algo de color.

Pensad en una villa romana. En un portaaviones. En un juicio militar. Una cena romántica. Un campo de concentración. La mayor parte de las imágenes que tenéis (tenemos) de las cosas que no hemos experimentado de primera mano viene de productos de la industria norteamericana del entretenimiento.

Cualquier español identificará antes la Estatua de la Libertad o el Golden Gate que la Giralda o la Catedral de Burgos.

La invasión cultural ya ha ocurrido, no nos hemos dado ni cuenta y nos creemos que solo ha sido Halloween, Santa Claus y vestir vaqueros, y que no es para tanto. Pues resulta que el caballo de Troya más grande que nos han colado es el neoliberalismo, al que no solo hemos invitado a entrar con gran regocijo por la puerta principal sino que además le hemos pagado el viaje desde EE.UU.

Gran parte de la culpa es de los gobiernos que tuvimos en los 60 y 70 que, con la intención de proteger la cultura española, consiguieron enterrarla a través del doblaje masivo de películas y series extranjeras, en especial norteamericanas. Nos estafan al hacernos creer que los actores extranjeros son como nosotros. No lo son, son extranjeros y tienen otra cultura, que no es la nuestra. Tienen otros valores, que no son (eran) los nuestros.

Ahora ya es tarde, no hay vuelta atrás y nuestro concepto de lo que es la empresa privada, la sindicación, las relaciones de pareja, la Democracia y la Libertad, por poner algunos ejemplos, están desproporcionadamente influenciados por una industria extranjera.