España: Capital mundial del vicio y el crimen | Comentario de Mariano Lozano

Comentario de Mariano Lozano en:

España: Capital mundial del vicio y el crimen

Anónimo
0
Mariano Lozano , ()

Lo del blanqueo de dinero.

La palabra de "blanqueo de dinero" viene de la época en la que los gangsters americanos tenían el negocio de las tintorerías montados con dinero negro y que producía dinero "blanco", de ahí lo del "lavado".

En España se ha sustituido el negocio de las tintorerías por el de la especulación inmobiliaria, compra de billetes premiados de lotería o compra de suelo.

Ejemplos:

- Tengo 300 millones en billetitos procedentes de oscuros negocios. Los tengo en billetes de 500 euros, por eso Alfonso, es difícil verlos. Compro un terreno en Majadahonda y pago 1000 millones, de ellos, 300 en billetes (negro), el resto en un cheque bancario. Pongo en la escritura que me ha costado 700 millones. Punto primero: me ahorro 21 millones en impuestos a Hacienda. Punto segundo: el que vende se ahorra un mínimo de 54 millones de pagar a Hacienda por plusvalías. Aquí ganamos todos. Blanqueo.

- Tengo 50 millones en billetitos procedentes de bla bla bla... No los puedo declarar y me quiero comprar un coche de lujo. Tengo pasta, pero si me compro el coche con los billetes, me va a cantar en hacienda. Truco: compro un billete de lotería premiado con 25 millones y le pago al afortunado la cantidad de 27 millones, en billetes. El "afortunado" tiene ahora un problema, pero tú vas a Loterías y te emiten un documento que a efectos fiscales "legaliza" tus 25 millones. Blanqueo.

Justo los primeros dias de enero de 2000, cuando se cambió de la peseta al euro, tuve la oportunidad de ver una cámara acorazada dentro de un chalet en Madrid, perteneciente a un constructor mediano, llena de billetes ¡en euros!. Ya le había dado tiempo de cambiar cientos de millones de pesetas en millones de euros. ¡En negro!

Mucho de ese dinero negro ó "B" va a parar a los bolsillos de voluntades débiles. Y no está penado o muy poco. Lo peor es que la sociedad tampoco lo penaliza: cuanto más engañas a Hacienda, más fiera eres. Es cuestión de valores.

Saludos desde Seattle