Hasta el gorro de los alemanes | Comentario de anonymous